Oficina de fondo. Icono de reunión. Photo by Dylan Gillis on Unsplash

El salario no es tan importante

Hola para todos.

Si eres mi amigo seguro conoces mi historia. Si te gusta leer mi blog (o llegaste por accidente) te cuento parte de mi historia en pocas palabras: fui empresario; decidí cerrar mi primera empresa, pero voy por el segundo intento.

Sí, ahora soy empleado

Desde hace un poco más de dos años he estado dedicado a ejercer mi profesión en diferentes empresas de la ciudad y el país. En algunos casos exigen mi presencia física, en otros puedo tele-trabajar.

Sin embargo, pese a las diferentes modalidades, en todas las organizaciones, de una u otra forma, he trabajado en equipo. Algunas veces coincido con comunicadores, otras tantas termino trabajando con ingenieros, sicólogos, bibliotecólogos, administradores y una larga lista de profesiones.

El trabajo en equipo es bueno,… siempre y cuando exista valor agregado en esa agrupación, y es ahí donde quiero hacer hincapié en esta entrada.

No quiero un aumento de salario

Hace unos días he estado pensando en qué recibo de una empresa, a parte de mi salario. Estoy profundamente convencido que un trabajador está recibiendo un apoyo de una organización, pero éste -el trabajador- también está brindando un apoyo. Es una relación de gana – gana, es un favor que ambos están haciéndose.

Sin embargo, no quise aceptar que mi favor era igualado solo con un salario (así fuera de presidente). Era muy bajo el beneficio que obtenía versus mi dedicación a la organización.

Me detuve a pensar qué más estaba obteniendo. Algunas rápidas conclusiones arrojaban temas como:

  • Conocer otras ciudades y países
  • Aprender de las investigaciones que exigían los proyectos
  • Salir de mi casa (a veces es bueno)
  • Aplicar mis conocimientos y atreverme a soñar

El grueso del asunto

Pero luego llegué al equipo de trabajo y ahí fue donde más tiempo dediqué. Quería detallar qué era lo que estaba obteniendo, cuál era la ganancia del trabajo en equipo. En general, consideraba que un equipo de trabajo debería entregarme:

  • Un ambiente de trabajo apto, que me permita ejercer mis labores como profesional y desarrollarme como ciudadano.
  • Apoyo incondicional en los proyectos que ejecuta la unidad a la cual pertenezco.
  • Atención y respeto sobre mis apuestas y sueños con la organización.
  • Y, sobretodo, el equipo debería entregar un ambiente inteligente, exigente, pensante, cambiante, experimental.

Una organización que ofrezca un equipo de trabajo así sería una excelente oferta.

Una pregunta:

¿Por qué en los procesos de selección eligen si quieren o no trabajar conmigo? Yo también debería hacer un proceso de selección formal, donde la empresa se presente, exponga su experiencia, comente su aspiración y permita una visita domiciliaria. Además, debería tener la posibilidad de elegir el periodo de prueba y con quién trabajar. ¿No crees?

¿Qué más se te ocurre que nos puede entregar una empresa? ¿si sos empresario, qué más ofrecés a tus empleados?

Gracias por la lectura.

¿Tienes una pregunta sobre el artículo? Cuéntame en los comentarios. Además, si quieres que escriba sobre algún tema, anótalo a continuación para agregarlo a la agenda de contenidos.

Logo NequiTu aporte permite crear contenidos. Envía un aporte Nequi

Logo PayPalHay más posibilidades. Apoya el blog desde PayPal.me

Logo YouTube¡Vamos por los 10.000 suscriptores en YouTube! Suscríbete

Por:
Juan Carlos Morales S.
Comunicador y educador
YouTube | LinkedIn | Instagram | Twitter

Licencia Creative Commons El salario no es tan importante por juancadotcom se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional. Basada en una obra en https://e-lexia.com/blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.