Payaso. Máscara. Foto por Yury Baena M.

Las fake news: un asunto ético

Innegablemente, las Tecnologías de la Información y la Comunicación – TIC han traído múltiples beneficios y posibilidades para la humanidad.

Asuntos como el acceso a la información, la capacidad de producir contenidos multimedia y la creación de redes de conocimiento globales son simples ejemplos del abanico de posibilidades que se soportan en los recientes avances tecnológicos. Sin embargo, cada bondad trae consigo una dificultad.

En el mundo hiperconectado en el que vivimos es fácil encontrar información sobre cualquier materia, en diversos formatos y en casi cualquier idioma. La Web y la Deep Web ofrecen millones de recursos “a un clic de distancia”.

Esta sobre-oferta de contenidos termina configurando un fenómeno conocido como la “infoxicación digital” que, según Hernández (2018), se presenta cuando “la cantidad de información ofrecida excede la capacidad cognitiva del receptor para prestarle atención, procesarla y tomar decisiones”.

Dentro de esa «nube tóxica de información» aparecen las noticias falsas (o fake news, por su traducción al inglés). Estos contenidos, como su nombre lo indica, presentan datos imprecisos, testimonios ficticios y tienen por objetivo generar daño a personas o empresas.

Según la International Federation of Journalists (2018), las noticias falsas siempre han existido pero han tomado especial relevancia con la llegada de Internet y los servicios de producción y distribución de contenidos (como las redes sociales), alcanzando un impacto casi inmediato y global.

Uno de los casos de mayor repercusión de noticias falsas se presentó durante la campaña presidencial de los Estados Unidos en 2016, donde -según algunos informes de prensa y organismos no gubernamentales- un equipo de más de 80 personas de nacionalidades rusa y estadounidense generaban contenidos en contra de la candidata demócrata Hillary Clinton, beneficiando al aspirante republicano Donald Trump (El País, 2018).

¿El resultado? El actual mandatario, y con intenciones de reelección por cuatro años más, es el empresario Trump. Un triunfo para las fake news.

¿Cómo sucede esto? Según un informe que presenta la BBC (2018), crear noticias falsas es una tarea sencilla: Se inicia con la elección del tema, se identifican los detalles y luego se publica.

El uso de un título llamativo, que destaque unas palabras claves en mayúscula, y la presentación de datos que generen controversia son los ingredientes claves para este «cóctel de información tóxica».

Lo que continúa es recostarse en la silla y observar cómo los “me gusta” y “compartido” hacen el resto del trabajo.

Esta situación plantea retos desde lo político, social, educativo, profesional y ético, entre otros.

Cómo lograr disminuir el impacto de las noticias falsas es la pregunta que convoca a periodistas, ingenieros, políticos y demás actores de la sociedad análoga y digital.

Se ha legislado, se han programado algoritmos, se ha sensibilizado, se ha hecho llamados de atención, pero la situación no parece mejorar.

Lo único que, al parecer, tiene efecto está presente en el conjunto de valores y significados de cada persona, de cada usuario de la Red, en su construcción ética.

En palabras sencillas, está en cada uno de nosotros restarle avance a esta situación (como sucede con el COVID-19).

¿Cómo? Verificando, contrastando, eliminando y curando la información que creamos y compartimos en nuestras redes sociales, bitácoras y servicios de mensajería instantánea.

En otras palabras: un video

¿Necesitas un asesor en comunicación digital? Contáctame

Este texto parte de un ejercicio académico que, en una primera etapa, proponía una reflexión a partir de la pregunta «¿Cómo disminuir el impacto de las fake news o noticias falsas? Comparto el trabajo.

Bibliografía:

  • Hernández, V. (2018). ¿Qué es infoxicación?. e-Learning Masters: Universidad Galileo. Recuperado de: Universidad Galileo
  • IFJ. (2018). ¿Qué son las Fake News?: guía para combatir la desinformación en la era de la posverdad. International Federation of Journalists. Recuperado de: IFJ.org
  • Martínez, J. (2018). EE UU destapa la ‘fábrica de las fake news’ y acusa a 13 rusos por la injerencia electoral. El País. Recuperado de: El País
  • Subedar, A. (2018). Fake news: Christopher Blair, el creador de «ridículas» noticias falsas que triunfan entre seguidores de Donald Trump. BBC. Recuperado de BBC

¿Tienes una pregunta sobre el artículo? Cuéntame en los comentarios. Además, si quieres que escriba sobre algún tema, anótalo a continuación para agregarlo a la agenda de contenidos.

Logo NequiTu aporte permite crear contenidos. Envía un aporte Nequi

Logo PayPalHay más posibilidades. Apoya el blog desde PayPal.me

Logo YouTube¡Vamos por los 10.000 suscriptores en YouTube! Suscríbete

Por:
Juan Carlos Morales S.
Comunicador y educador
YouTube | LinkedIn | Instagram | Twitter

Licencia Creative Commons Las fake news: un asunto ético por juancadotcom se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional. Basada en una obra en https://e-lexia.com/blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.