Icono Lápiz. Fondo Piezas Lego

Cómo crear una rúbrica de evaluación

Uno de los mayores retos en el proceso de enseñanza – aprendizaje es la evaluación sumativa, pues de ella puede depender la consolidación del aprendizaje significativo para el estudiante y la reputación del profesor en términos de pedagogía identificada y didáctica aplicada.

Y es que una imprecisa evaluación sumativa puede afectar temas como la deserción, la frustración, la autoestima y el aprendizaje. No es gratuito, incluso, que estos momentos de enseñanza – aprendizaje estén estigmatizados por los mismos alumnos.

Para lograr una actividad evaluativa correcta hay que preguntarnos, entre otras:

  • ¿Cómo lograr un proceso de valoración objetivo?
  • ¿Cómo guiar al estudiante en la solución de los problemas y en el desarrollo de las competencias, tanto a priori como a posteriori?
  • ¿Cómo vincular las evaluaciones diagnósticas, formativas y sumativas?
  • ¿Cómo optimizar los tiempos de evaluación del profesor sin “sacrificar” la evaluación cualitativa?

En este texto daremos respuesta a esas preguntas a partir de la definición y la construcción de una rúbrica o matriz de valoración.

¿Qué es una rúbrica de evaluación?

La rúbrica es un instrumento de evaluación que describe el nivel de desempeño del estudiante con relación a una tarea o proyecto específico.

Esta opción es especialmente útil en actividades complejas y sensibles a una interpretación subjetiva, bien sea por el estudiante o el profesor.

En palabras sencillas, una rúbrica es un documento que describe los criterios debe cumplir un trabajo académico y cuáles son niveles de desarrollo de estos.

Miremos un ejemplo para comprender a detalle:

Nuestros estudiantes van a realizar un filminuto (una narración audiovisual que dura 60 segundos). Entre los criterios de evaluación podemos identificar: guion, iluminación, sonido y planos.

En la mera definición de los criterios ya tenemos una claridad: sabemos qué vamos a evaluar y el estudiante sabe qué le van a evaluar. Ya una aproximación a lo objetivo.

Pero las rúbricas van más allá. Como se mencionó, cada criterio está acompañado por unos niveles de desempeño, que describen cualitativamente las condiciones de calidad del trabajo.

Los niveles de desempeño

Y es que no basta con indicar que el filminuto (para seguir con el ejemplo) requiere un guion. La objetividad en el proceso recomienda establecer y describir amplia, suficiente y coherentemente los niveles de desempeño, que a su vez se asocian a una valoración cuantitativa.

Estos niveles pueden ir de uno a cinco, siendo uno la ausencia de cualquier característica de calidad y cinco el máximo cumplimiento de las expectativas y necesidades de aprendizaje.

Algunas rúbricas inician en cero. Y otras van de uno a tres. Al final, no hay una regla sobre el número de niveles, pero sí deben existir -recomendablemente- tres niveles que evidencien la evolución del desempeño.

Apoyándome en el sitio web Rubistar, los niveles cualitativos y cuantitativos del guion podrían ser:

  • Nivel 1: No hay guion. Se espera que los actores inventen lo que van a decir y hacer.
  • Nivel 2: El guion tiene algunas fallas mayores. No está siempre claro lo que los actores van a decir o hacer. El guión muestra un intento de planeamiento, pero parece incompleto.
  • Nivel 3: El guion está bastante completo. Está claro lo que cada actor va a decir o hacer. El guion muestra planeamiento.
  • Nivel 4: El guion está completo y está claro que va a decir y hacer cada actor. Las entradas y salidas están escritas, así como los movimientos importantes. El guion es bastante profesional.

Como vemos, ya se ha identificado el criterio (guion) y sus niveles (1, 2, 3 y 4). Ahora el estudiante tiene mayor claridad sobre lo que se le recomienda realizar y cuáles son los parámetros de evaluación del docente.

Lo que continúa ahora es identificar nuevos criterios y sus respectivos niveles. Es un trabajo extenso al inicio, pero muy práctico al final.

¿Necesitas asesoría en educación virtual?

Apuesta por una experiencia de enseñanza – aprendizaje significativa, aprovechando las narrativas digitales y las posibilidades de la web.
Conversemos

La rúbrica va antes de la evaluación

El “secreto de la rúbrica” está en el momento de su aparición, es decir, en la oportunidad para estudiantes y profesores.

Una mala práctica es utilizar la rúbrica solo en el momento de valoración del ejercicio (a posteriori) o -peor aún- dejarla para uso exclusivo del profesor. ¿Cuál es el objetivo de estas decisiones? Aquí no hay objetividad, no hay orientación, no hay democratización de la enseñanza.

Personalmente, considero que la rúbrica debe estar presente (explícitamente) desde el inicio del curso, así los estudiantes podrán conocer cuál es la propuesta de evaluación y cuál es el detalle de los criterios de esta.

La rúbrica debe acompañar al estudiante en el ejercicio. Esta le permite conocer en tiempo real cuáles son las necesidades del proyecto académico y cuáles son las expectativas del profesor. Incluso, con el uso de la rúbrica, el estudiante puede autoevaluarse en todo momento y considerar cuándo su trabajo está terminado.

Con lo anterior, la rúbrica sirve como herramienta -además- de autoevaluación, heteroevaluación y coevaluación.

Ventajas de la rúbrica

En el texto “Cómo construir rúbricas o matrices de evaluación”, del profesor López (s.f.), encontré una lista de ventajas dignas de parafrasear. Ellas son:

  • Aclara las expectativas, pues expone al estudiante los niveles de desempeño que el profesor le propone alcanzar.
  • Ayuda al docente a identificar y describir cualitativamente los criterios con los cuales va a valorar y documentar el progreso del alumno.
  • Entrega una retroalimentación al profesor y al área académica sobre la efectividad del proceso de enseñanza que están aplicando.
  • Centra el proceso de enseñanza – aprendizaje en estándares de desempeño establecidos.
  • Disminuye el enfoque subjetivo en la evaluación.
  • Es intuitiva, tanto para estudiantes como profesores.
  • Permite al alumno realizar procesos de autoevaluación antes de presentar el trabajo.
  • Identifica rápida y claramente las áreas que requieren fortalecimiento en el estudiante.
Tweets sobre e-Learning. Libro gratuito. Autor: Juan Carlos Morales S.

Tweets sobre e-Learning

Descarga este libro electrónico de acceso libre, donde se presentan ideas, conceptos, experiencias y casos de éxito sobre la educación en línea.
Obtener una copia

Cómo construir una rúbrica

Entre los profesores que utilizan las matrices de valoración en el aula de clase existe un servicio web popular: Rubistar.

En esta plataforma libre se pueden diseñar rúbricas nuevas, reutilizar instrumentos ya creados o aprovechar criterios y niveles definidos por otros usuarios para ajustar las propias.

Rubistar ofrece 10 categorías de clasificación:

  • Proyectos orales
  • Productos
  • Multimedia
  • Ciencias
  • Investigación y escritura
  • Destrezas de trabajo
  • Matemáticas
  • Arte
  • Música
  • Lectura

Y cada categoría ofrece subcategorías. Es decir, la oferta es amplia.

Infortunadamente, encontrar un recurso a reutilizar puede ser complejo, pues hay muchos registros incompletos y otros que han caducado. Sin embargo, Rubistar es una buena opción para crear rúbricas nuevas.

Otro camino, que me parece más completo aún, es crear la rúbrica desde cero.

En una hoja de cálculo se puede diseñar rápidamente este instrumento de evaluación: se define un título, una descripción de la actividad, los criterios y sus niveles de desempeño y -algo que no permite Rubistar- una casilla de comentarios.

Esta última opción le permitirá llevar su rúbrica de un nivel analítico a uno holístico.

Ejemplo de rúbrica de evaluación

Para ser más claro en la exposición, comparto un ejemplo de rúbrica analítica que diseñé para uno de mis cursos en la Universidad de Antioquia. En el ejemplo haría falta el título y la descripción de la actividad. Además, la casilla de comentarios, que doy solución en un archivo anexo y personal por cada estudiante.

Ejemplo de una rúbrica de evaluación. Autor: Juan Carlos Morales S.

Otro ejemplo de rúbrica se puede ver al final del texto “Evaluación comunicativa del e-Learning”. Allí, apoyando en un instrumento inicial de la Asociación e-Learning 2.0 Colombia, presento una rúbrica holística.

Formato de rúbrica

Por último, comparto un formato de rúbrica. Este recurso propone los elementos básicos, pero no es ajeno a modificaciones. Lo importante es la suficiente exposición de la actividad evaluativa en favor de la orientación del estudiante.

Este documento es libre y puede utilizarse en cualquier escenario.

Descargar formato de rúbrica de evaluación

¿Tienes una pregunta sobre el artículo? Cuéntame en los comentarios. Además, si quieres que escriba sobre algún tema, anótalo a continuación para agregarlo a la agenda de contenidos.

Logo NequiTu aporte permite crear contenidos. Envía un aporte Nequi

Logo PayPalHay más posibilidades. Apoya el blog desde PayPal.me

Logo YouTube¡Vamos por los 10.000 suscriptores en YouTube! Suscríbete

Por:
Juan Carlos Morales S.
Comunicador y educador
YouTube | LinkedIn | Instagram | Twitter

Licencia Creative Commons Cómo crear una rúbrica de evaluación por juancadotcom se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional. Basada en una obra en https://e-lexia.com/blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.