Icono libros. Fondo teclado

Uso del correo electrónico en la educación

No voy a detenerme en la explicación del servicio de mensajería electrónica, pues seguro que la mayoría de nosotros conocemos éste.

Solo anexo algunos datos, que pueden nutrir una conversación informal o dar elementos de contexto en una conferencia o sesión de clase:

  • Los inicios del correo electrónico datan de 1965, gracias un proyecto que realizó el MIT, que involucraba la comunicación entre dos terminales.
  • En 1971, el ingeniero Ray Tomlinson, empleado a BBN, es quien diseña por primera vez un sistema que permite enviar mensajes a máquinas remotas.
  • Arpanet soportó el envío de ese primer mensaje, que –curiosamente- fue una comunicación enviada por Tomlinson a sí mismo.
  • En 1972 se envía el primer mensaje público, agregando el símbolo ‘@’, que permite separar el nombre del destinatario y el servicio de dominio.
  • En 1974 el 75% del tráfico de Arpanet era consumido por servicios de mensajería electrónica.
  • En 1975 se regulan las primeras consideraciones para estandarizar el envío de correos electrónicos. Éstas se escribieron en el documento ‘Message Transmission Protocol’.

La función pedagógica del correo electrónico

La comunicación entre estudiantes, profesores y directivas de la Institución (porque también deben mencionarse estas últimas) es un elemento determinante en la percepción y resultados del proceso de enseñanza – aprendizaje.

De ahí que los entornos de aprendizaje ocupen esfuerzo en el diseño de estrategias y canales de comunicación, que permitan a los actores del proceso identificarse, conocerse y reconocerse en la comunidad.

Lo anterior brinda un significado especial a la participación de un equipo asesor en comunicación para cualquier institución educativa, pero esto es tema para otra entrada.

Para el caso de la virtualidad, los sistemas administradores de aprendizaje (learning management system) ofrece una amplia colección de servicios de comunicación, tanto sincrónicos como asincrónicos.

Entre ellos, el más conocido es el Foro de Discusión, que permite a profesores y alumnos compartir anuncios alrededor de un tema o pregunta problematizadora.

Otros servicios son:

  • Sala de conversación (chat)
  • Tablero de anuncios
  • Sala de videoconferencia
  • Comunidad (red social)
  • Mensajería

Este último es igual al correo electrónico, pues permite una comunicación asincrónica y privada entre dos o más personas (un remitente y uno o varios destinatarios).

La facilidad y privacidad del contacto, permite que estudiantes y profesores conecten con mayor rapidez y confianza. Capacidad que los foros no ofrecen, debido a su condición de acceso abierto.

De cara al estudiante, la mensajería permite:

  • Presentar inquietudes y frustraciones sobre el proceso de aprendizaje.
  • Compartir recomendaciones y felicitaciones sobre el curso.
  • Anexar documentos personales (p.e. un excusa médica) o trabajos extemporáneos, que previamente se han coordinado.

En esencia, toda comunicación que puede ser crítico o sensible para el estudiante, sea personal como académica.

De cara al profesor, este servicio permite:

  • Compartir recomendaciones sobre el proceso de aprendizaje.
  • Realizar un acompañamiento individual al estudiante, como estrategia de dinamización y motivación del proceso.
  • Enviar alertas sobre resultados de evaluación, presentación de exámenes, ausencia en espacios sincrónicos, entre otros.

En general, este canal de comunicación permite al profesor fortalecer las estrategias de aprendizaje personalizado, mejorando la percepción del estudiante como eje del proceso de enseñanza – aprendizaje.

La delgada línea entre lo bueno y lo malo

Hasta aquí es posible se identifiquen pocas aplicaciones del correo electrónico en los ambientes virtuales de aprendizaje, pero hay situaciones que considero deben manejarse desde los foros de discusión.

Para explicar mi posición, imagine que usted es profesor y tiene a cargo la elaboración de un recurso educativo. Infortunadamente, cometió una imprecisión en uno de los textos y ésta dificulta el desarrollo de la competencia u objetivo del curso.

¿Qué hace el estudiante ante esta situación? Pues tiene dos opciones: A) utilizar el sistema de mensajería y preguntarle directamente; o B) compartir su inquietud en el Foro de Asesorías.

En un curso de 10 personas la opción “A” puede ser válida. Pero, qué pasa si el curso agrupa 100 alumnos (y ni qué decir de los MOOC que pueden agrupar miles de estudiantes). Creo que la situación podría mejorar en la opción “B”.

Hay situaciones donde las preguntas deben ser de conocimiento general y el foro de discusión es la herramienta ideal, pues permite que la inquietud y su respuesta sea de conocimiento de todos. Preguntar y responder sirven como estrategia en la gestión de conocimiento de un aula de clase.

De ahí que la lista de usos pedagógico del correo electrónico sea tan corta y puntual.

Tweets sobre e-Learning. Libro gratuito. Autor: Juan Carlos Morales S.

Tweets sobre e-Learning

Descarga este libro electrónico de acceso libre, donde se presentan ideas, conceptos, experiencias y casos de éxito sobre la educación en línea.
Obtener una copia

La cuenta personal y la institucional

Aquí menciono otra situación que puede resultar frustrante para estudiantes y profesores: ¿qué cuenta de correo comparto? ¿la personal, donde recibo –además de- los mensajes de la familia y amigos? ¿o la institucional, esa que reviso cada 15 días?

Si no hubiese opción de comunicación privada a través de la plataforma de aprendizaje, la cuenta de correo institucional es la indicada para compartir en la sesiones de clase.

Quizás no se revise con una alta frecuencia, pero una buena técnica de calidad de vida es separar lo laboral con lo personal.

Ahora, si la preocupación está en la baja periodicidad de consulta de la cuenta institucional, existe aplicaciones de escritorio y móviles que notifican cuándo se ha recibido un mensaje en el buzón.

La etiqueta en la comunicación electrónica

Por último, comparto algunas recomendaciones –para estudiantes, profesores y directivas- para una comunicación sincrónica y privada más amable.

Éstas son conocidas como net-etiqueta y pertenece al conjunto de normas que tratan de regular el comportamiento de los usuarios en Internet. Miremos:

Como remitente:

  • Inicie el mensaje con un saludo y el nombre del destinatario. Es importante demostrar amabilidad y respeto desde el inicio de la comunicación.
  • Cuide en detalle la ortografía. Un error de estos (que incluso puede ser de digitación) puede pasar por alto, pero varios… lo dudo.
  • Utilice correctamente el campo de asunto. En menos de 140 caracteres, indique el tema del mensaje.
  • Sea preciso y claro en la exposición del correo. Procure no utilizar más de 200 palabras. Es más, de ser posible, un correo por tema.
  • Anexe documentos solo sí es necesario. Si lo hace, procure que estos estén optimizados para conexiones web.
  • Utilice con habilidad las herramientas de formato de texto (negrita, cursiva, listas, entre otras) para mejorar la comprensión del mensaje.
  • Finalice el mensaje con una breve despedida.
  • Anexe su nombre, correo electrónico de respuesta y cualquier otra información que sea relevante para el destinatario.

Como destinatario:

  • Notifique la recepción / lectura del mensaje. Sea por el mismo medio o a través de una llamada telefónica o un tuit, p.e.
  • Responda el mensaje utilizando el mismo hilo de conversación. Esto permite conservar el contexto del correo.
  • Revise constantemente su correo electrónico y trate de dar respuesta en menos de 48 horas.
  • La respuesta al mensaje debe abordar el mismo tema. Para nuevos temas, inicie un nuevo correo.
  • Igual que el remitente, utilice un lenguaje claro y preciso, con especial atención en la revisión editorial.

Otros datos de interés

En el sitio web MarketingDirecto.com, encontré otros datos curiosos sobre el tema:

  • El término “e-mail” fue utilizado por primera vez en 1982.
  • La empresa Hotmail (quizás uno de los primeros servicios masivos de mensajería electrónica) fue adquirida por Microsoft en 1997. La transacción superó los 400 millones de dólares.
  • En 1998 el diccionario Oxford agregó el término “spam”.
  • En 2007 aparece la competencia de Hotmail y Yahoo: Gmail.
  • Y en 2008 la campaña de Barack Obama (candidato a la presidencia de EEUU) presenta una base de datos con más de 13 millones de cuentas de correo electrónico. ¿Se acuerdan lo del spam?

Bibliografía:

  • Vela, C. (2006). El correo electrónico: el nacimiento de un nuevo género. Universidad complutense de Madrid. Disponible en: http://eprints.ucm.es/
  • Marketing Directo (2011). La historia del email: 40 años de correo electrónico. Disponible en: http://www.marketingdirecto.com/

¿Necesitas asesoría en educación virtual?

Apuesta por una experiencia de enseñanza – aprendizaje significativa, aprovechando las narrativas digitales y las posibilidades de la web.
Conversemos

¿Tienes una pregunta sobre el artículo? Cuéntame en los comentarios. Además, si quieres que escriba sobre algún tema, anótalo a continuación para agregarlo a la agenda de contenidos.

Logo NequiTu aporte permite crear contenidos. Envía un aporte Nequi

Logo PayPalHay más posibilidades. Apoya el blog desde PayPal.me

Logo YouTube¡Vamos por los 10.000 suscriptores en YouTube! Suscríbete

Por:
Juan Carlos Morales S.
Comunicador y educador
YouTube | LinkedIn | Instagram | Twitter

Licencia Creative Commons Uso del correo electrónico en la educación por juancadotcom se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional. Basada en una obra en https://e-lexia.com/blog.

3 respuestas a «Uso del correo electrónico en la educación»

  1. Verdaderamente me meti en este articulo. Me parecio interesante y
    cargado de puntos de interes unicos. Me gusta leer
    artículos que me hagan pensar. Gracias por escribir
    este gran contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.